+52 (999) 688 94 79 Calle 54 407B x 41 y 43 Centro Mérida, Yucatán

 

“Óxido + Nostalgia” de Alejandro Sanccini y José Hernández Luna

 

Por Valentina Chaparro Alvirde

 

Hay luz. Las puertas de vidrio del segundo espacio de exposición están cerradas, pero hay luz, y es muy diferente de las demás salas porque es amarilla y susurra.

Me abro paso entre las puertas de vidrio que resguardan un secreto, una memoria, una ilusión; la luz de la vida calienta mi alma, emana de todas direcciones, está colgando del techo, en las esquinas de cada sala, postrada en una mesa o de pie a mi lado.

Cada luz está acompañada de un pasado, que en su caso es el óxido que se adhiere con firmeza, y me cuenta su historia.

Pensé que eran las que susurraban, pero no es así. Ellas, en cambio, relatan por medio del calor, ese que llena mi alma y me permite comprenderlas. Su tacto se siente irreal, pero la luz que han encendido en mi interior sólo con las luces puede vivir.

Más susurros, llegando a ser gritos ahogados, despiertan mi interés. No me están hablando a mí, pero me es imposible ya no prestarles atención por lo que abandono a la luz y su calor para enterarme de los recuerdos que se recitan apresuradamente en las salas contiguas.

No percibo ningún movimiento, pero las voces corren de un lado al otro, rebotan en las paredes y caen en mis manos; están pidiendo ser escuchadas y se han alterado al no encontrar a nadie que lo haga.

«No se preocupen más, he llegado y con gusto las escucharé» es lo primero que les digo, y como si palabras mágicas fueran, todo queda en silencio. Estoy a punto de disculparme cuando una aguda vocecita me pide que la acompañe; me guía entre las esculturas hasta una que se encuentra en el suelo en una esquina y comienza a contarme sus memorias.

Ahora comprendo, el que luz y recuerdos estén juntos en un mismo espacio no es una casualidad.

Abandono la exposición, pero antes de cerrar las puertas puedo escuchar y sentir la plática de ambas creaciones, se complementan, incluso siendo de diversos materiales, lo hacen. El óxido es el cuerpo, la nostalgia la emoción, «Óxido + Nostalgia».

El pasado que se confían explica la relación.

 

Alejandro Sanccini

José Hernández Luna